martes, 1 de abril de 2008

SOLO PARA MIS OJOS


Ayer me ponía los lentes en la mañana y noté que uno de los brazos está más duro que el otro. Mientras trataba de arreglarlo, pensaba en todos los lentes que había tenido a lo largo de mi ciega vida. Cabe señalar que yo no usaba lentes de pequeño. Pero mi hermano y mis papás, sí. Fue un 29 de julio de hace mucho tiempo [lo recuerdo por que veíamos en la TV el desfile por fiestas patrias] que vi a los tres usando lentes y deseé llegar a usar lentes algún día. Ja, gran error.

Mis deseos se hicieron órdenes y terminando la primaria y empezando la secundaria me tocó usar lentes por una terrible miopía que crecía a la par mío [y sigue creciendo creo] Según el doctor, la miopía seguiría desarrollándose junto conmigo hasta que uno de los dos termine primero. Un gana-gana. No sé quién ganó la carrera porque igual perdí yo. En total contabilizo siete juegos de lentes, incluyendo los que llevo ahora. Por orden cronológico se llaman así:

Los de señora: O los grandes feos. Fueron los primeros que tuve en mi vida y gracias a ellos mis primeros años de secundaria fueron un desastre. La montura era marrón, con cristales foto gray [esos que no son ni oscuros ni claros] y ni redondos ni cuadrados, sino una mezcla de los dos. Realmente, esos lentes, destrozaron mi identidad y mi autoestima en la secundaria. Lo curioso era ver a mis amigos pelearse por que se los prestara y lucirse con ellos paseando por el cole o la calle. Gracias a Dios sólo duraron un año. Por el aumento de la medida y mi reticencia a seguir usándolos, fueron desechados.

Los de Cobra: [por este Cobra] Seguían siendo igual de feos que los anteriores, pero al menos eran más pequeños. Ahora tenían una cubierta de plástico en la parte que rodea los cristales, la cual se fue despegando con el devenir del tiempo. El nombre de Cobra apareció luego que accidentalmente mi hermano se sentara sobre ellos y le rompiera un brazo [‘El brazo duro de la ley’] Como su reemplazo tardaría en llegar, seguí usándolos así hasta en el cole. En un recreo se me cayeron del rostro y me enteré que los cristales sí eran de cristal y no de mica. Andar por el colegio con unos lentes sin un brazo y un cristal roto de un lado, le valieron ese apodo.

Los decentes: Estos fueron los últimos que eligió mi mamá. Ella se negaba a que yo fuera con ella a elegir mi propia montura, supongo por temor a que elija la más cara de todas. Sin embargo éstos me gustaron mucho más. Si bien seguían siendo de color marrón [no me gusta el marrón, no lo usaría en ropa, sólo en zapatos] tenían el detalle de ser aquellos que no tienen marco en la parte baja de los cristales, es decir eran de luna volada. Al menos estos lentes si eran decentes para presentarse ante el público y me duraron lo suficiente para que no se rompa el hilo de pescar con el que iban amarrados. Eso sí, el hilo se ensuciaba demasiado.

Los primeros negros: Esta elección fue una casualidad. Ahora, por primera vez, iba yo a una óptica a elegir la montura que quería. Mientras mi mamá me hacía ver los clásicos que ella compraba [como los arriba mencionados] se acercó la dependienta [¿así se dice?] y me ofreció otros que ‘estaban de moda’ Eran los clásicos de luna ovalada. Mi mamá ya estaba eligiendo los marrones cuando la dependienta sacó los negros ovalados. Aún recuerdo la razón que nos dio para elegirlos después que los compramos: ‘Como tiene la cara blanca, estos negros le combinan muy bien’ Dentro de mí pensé: ‘Lo que faltaba: racismo ¿Si tuviera cara negra o marrón tendría que usar unos blancos?’

Los pesados: Como la medida seguía aumentando, el grosor de las micas también, por lo que eran necesarias monturas que puedan sostenerlas. Por ese motivo aparecieron los pesados. Fue el diseño que más me gustó hasta ahora. Aunque creo que estaban hechos de hierro. Eran extremadamente pesados. Tan pesados que las patitas me dejaban huecos en la nariz por el peso. No quise quedar marcado de por vida con dos manchas sobre la nariz, por lo que lamentablemente tuve que dejar mis preferidos y cambiarlos. No los había usado ni tres meses. Fueron los que menos me duraron [y no por deterioro]

Los delgadiiitos: Después de lo que me costó convencer a mi mamá que me compre una montura nueva tan pronto, vino la venganza. Lo único que le dije fue que la montura sea más delgada que la anterior, pero que pueda contener las micas. Apelando a su espíritu ahorrativo me consiguió –no sé de dónde- una montura extremadamente delgada [eran prácticamente unos fierritos soldados entre sí] Lo asombroso era ver que las micas parecían mágicamente unidas a la montura sin un resquicio dónde moverse. En todo el tiempo que me duraron nunca se salieron las micas [y eso que lo intenté] Pasaron a mejor vida cuando empezaron a despintarse y volverse de un color verduzco por todos lados.

Los actuales: Son los que más me han durado hasta ahora. Su naturaleza de plástico debe haber contribuido a ello. Regresamos a la óptica de la dependienta [que ya no estaba, ahora era otra dependienta] y nos mostraron los que ‘ahora estaban de moda’ Nunca se los había visto puesto a nadie en la calle pero me parecieron agradables. Son los ahora famosos negros de carey que todo el mundo usa. Lo malo era que en ese tiempo casi nadie lo usaba, por lo que parecía un weirdo total con ellos puestos. Sobreponiéndome a las miradas, los llevé estoicamente hasta que se volvieron populares y comerciales. Puedo decir que soy un precursor de la moda.

De todos estos, solo conservo los de Cobra [son un clásico], los pesados [están como nuevos] y los delgadiiitos [ya no le quedan casi nada de negro] No sé hasta cuándo durarán los que llevo puestos en este momento. Estoy seguro que no los cambiaré por deterioro, a menos que los rompa, claro. A veces pienso que sería más cómodo operarme y dejar de usarlos, pero, creo que ya no podría vivir sin lentes. Una prueba de ello pasó esta mañana, cuando traté de acomodármelos más arriba.. y me di cuenta que no los llevaba puestos.

21 comentarios:

Fiore dijo...

A veces mi chico se olvida que lo tiene puestos y se viste con ellos, para luego renegar el porqué estorban jajaja

bso

Fiore dijo...

Ah!!! si por cierto

PRIMERAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA :D

FrEaK-GtR dijo...

Mmmm yo creo que he tenido 5 pares de lentes en toda mi vida, los últimos son similares que los penúltimos.....Y como no, los primeros siempre son los nerdy-look XD ....jaaaaaaaa

RacuRock dijo...

te entiendo perfectamente... tanto que hasta hce un post el anio pasado sobre mis anteojos...aquiest ael enlace por si te interesa

http://racublog.blogspot.com/2007/10/estoy-in-pero-ya-fui-out.html

RacuRock dijo...

chizz

http://racublog.blogspot.com/2007/10/
estoy-in-pero-ya-fui-out.html

Marilia Navegando dijo...

Yo tambien sufro de una fuerte miopía, pero uso lentes de contacto desde 5to de secundaria.

Marilia Navegando dijo...

Yo tambien sufro de una fuerte miopía, pero uso lentes de contacto desde 5to de secundaria.

Marilia Navegando dijo...

Yo tambien sufro de una fuerte miopía, pero uso lentes de contacto desde 5to de secundaria.

Reivajss dijo...

ULTIMO! grrrr
ya no quiero comentar (no uso lentes xD)

Raulín Raulón... dijo...

Comprendo todo, muchacho. Yo ahora estoy con los delgaditos, después de que una tragedia terminara con la vida útil de los anteriores, unos mas o menos gruesos de marco negro, parecidos a los primeros que describiste, acorde con mi look 1976.

En fin, supongo que, siguiendo el ritmo yuppie de las cosas, me tocará un par de lentes sin montura la próxima. Espero que no, adoro las monturas gruesas.

Franco dijo...

Quueeee, si usar lentes pone. Es la voz. Te hace superior al resto de los mortales xD

TRuLy dijo...





Sabes?


Desde que comenze a usar mis lenes no he podido sacarmelos.
simplemente me encantan!!!

Yo, sin mis lentes soy nada :P



Ahora tengo 3 de diferentes colores...


Creo que hare un post...jijiji


PD: Desde que vi tu foto en la reuna blogger lo que me vacilo harto fueron tus lentes, creo que se lo comente a un blogger :P


jiji

peregrino dijo...

También uso lentes, y he sufrido esas modas yo también, las madres parece que tienen un sentido de la moda diseñado para avergonzar a sus hijos, no es un tema de dinero sino de gustos, en fin.

Soy fiel a los de contacto, los otros solamente los uso en la noche y para descansar los ojitos.

Nos leemos.

Julio Cesar dijo...

yo ya me opere los ojos... los lentes nunca me han gustado, no sé, como que no es ps...

pero ahora pareciera que están de moda...no?

Adriana dijo...

Yo pensé que me salvaba de los lentes pero casi terminando la U me toco ponermelos, pero me gustan y ahora los veo como parte de mi :)

1000en@ dijo...

yo solo he tenido 3 x)

siempre kise postear sobre ello xD , los pri eran de abuela x.x (me dijeron eseo un año desps) el segundo fue muy ...no yo y estos me gustan pero ya tendran un año y me aburro xD

los lentes rulz , ya ni kelo operarme =)

saludos :P

Mili-Mili dijo...

yo amaba mis lentes, los chacreaba harto y nunca se rompían, pero hace ya un buen de tiempo que me los olvidé en un taxi de pura casualidad y heme aqui viviendo las vida de los ciegos sin mis lentes... tanto q ya me acostumbré a gorrearle a mi hermano los suyos (q son gigantes) o a mi hermana (que son diminutos). No son permanentes eso si, pero los amaba!!!! Abuuuu, mis lentes X)

-->aloony* dijo...

T_T yo no me acuerdo ni d elos q tuve antes d los q tngo uestos ahora

sq tbm he cambiado un webo xD

mucho le doy al reading y a la tv px xD

-->aloony*

JoseRD dijo...

Me he acordado de mi abuelo que tenia unos lentes gruesísimos

tasteless dijo...

Disculpa mi ignorancia , nunca he tenido problemas de vista, pero que hay de los lentes de contacto??

Kat dijo...

tus posts me gustan, pero este fue genial