martes, 11 de noviembre de 2008

RETIRO ESPIRITUAL

Carmen fue la primera chica rubia que conocí [y eso que ya tenía 15 años] Sus rulos siempre caían sobre sus hombros, aunque a veces se juntaban en una sola cola sobre su espalda. El que se me acercara en un retiro antes de mi confirmación, teniendo ocho años más que yo, fue un de esas experiencias para no olvidar. Era el primer retiro al que iba en mi vida. Y creo que tan malo no fue.

Todo empezó en la Iglesia donde nos juntaron en grupos de ocho. Para mi suerte en ese grupo habían varios compañeros de salón y mi mejor amigo [casi toda mi promo hacía su confirmación] Pero también estaba gente que no conocía como Carmen. Después de organizar los grupos, todos subimos a los ómnibus que nos llevarían al lugar donde nos concentraríamos hasta el domingo.

Recién el sábado empezaron las actividades en serio. Casi siempre eran los organizadores, que tenían a cargo cada grupo, los que salían al frente y contaban sus experiencias de toda índole. Era impresionante ver como lloraba la gente cuando les tocaba compartir experiencias parecidas en sus respectivos grupos. Nunca había visto llorar tanta gente en un mismo lugar. Yo no lloré.

Cuando le tocó el turno a Carmen tampoco lloró. Sus problemas eran mayores que el resto, pero parecía que a ella no le importaran. El que haya perdido a su padre, que se peleara con su madre todos los días, que no la soportara, que quisiera irse de su casa, que tuviera malas juntas, que en la universidad no le fuera bien, etc. la hacía la chica más complicada que haya conocido hasta ahora.

En el primer receso que tuvimos para salir al extenso patio, Carmen se me acercó y me preguntó por qué no había llorado. A la impresión que primero se me acercara una chica a hablarme le siguió el que me preguntara algo como eso. ‘No tenía ganas’ fue la respuesta idiota que le dije. Sorpresivamente Carmen sonrió y rió suavemente para después decirme que la acompañe a caminar.

Conversamos toda la tarde. En realidad ella era la que hablaba ya que su vida era más interesante que la mía. Me dijo que la obligaron a ir pues ella hubiese preferido quedarse el fin de semana con sus amigas; pero que al menos le había servido pues hacía tiempo no hablaba así con nadie. Después de seguir juntos hasta la cena, nos despedimos cada uno por su lado hasta el día siguiente.

Muy a mi pesar, esa noche tuve que levantarme para ir al baño. No es por nada, pero ese lugar tan grande y con tantos camarotes alineados uno con otro me daba una impresión de un reclusorio, de una barraca. La entrada al baño estaba en medio del pabellón y mi cama era la más cercana a la puerta. Sin poder aguantar más, caminé en la oscuridad hasta el baño pensando en cosas alegres.

Después de buscar las luces y cuidarme las espaldas [uno nunca sabe los gustos de los otros] me coloqué en uno de la larga fila de urinarios a hacer lo mío [entrar a un cubículo me daba miedo] Mientras miraba la ventana cubierta con una malla de alambre pensaba en lo alta que se encontraba. Fue cuando una sombra se alzó sobre ella haciéndome dar el respingo más grande de mi vida.

Los ojos de Carmen, acompañados de sus rulos, me miraban desde lo alto. La risa que los acompañó después me devolvieron el pudor y a la realidad.
- ¿¡Carmen!?
- Sorry. Escuché ruido. No sabía que este era el baño.
- Yo NO hago ruido en el baño. ¿Qué haces allí afuera?
- Nada, salí porque no tenía sueño.
- Te pueden encontrar.
- Todos están durmiendo. Ven, sal tú también.
- No, estás loca. Se darán cuenta.
- No pasa nada. Vamos, sal.
- No.
- SAL.
- okey.

Aún reponiéndome del susto y sin poder creer lo que estaba a punto de hacer [escabullirme del reclusorio] me dirigí a mi cama donde me arreglé lo que pude, me acerqué a la puerta y rogando porque estuviera cerrada como nos dijeron, giré la perilla. La brisa helada del mar me dio en todo el cuerpo y me arrepentí de no haber terminado lo que fui a hacer al baño hacía unos instantes.


[continuará]

14 comentarios:

Maria Vanessa dijo...

My dear! tu siempre dices que tu vida es aburrida, pero te han pasado unas coosas :)
Continuara...escribelo YA!
Besotes!

tasteless dijo...

apoyo a maria vanessa u_u

Seko dijo...

Está interesante tu relato y con su toque de intriga para la continuación.

Lara Holmes dijo...

Ahí no queda la historia o si???...termínala puessss....jum!!!

chOc dijo...

Pucha, siempre pensaré que tienes un "no-se-qué" de escritor, será por eso que tienes éxito con tu blog =) ...standing by hasta el próximo post!

Adriana dijo...

uyyy... espero la segunda parte!
Besos

dmoOn dijo...

Ohhhh! No te demores con la continuacion!!!
Yo no llore en mi retiro y me miraron feo =[

Fiore dijo...

ay Frankieeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
nos dejas con la emoción

chamare

bso!

Soldadito Anónimo dijo...

Por un momento pense que eras Kevin Arnold cuando se fue con su familia a la playa y conocio a esa niña rubia xD

Ninfa Cafeinómana dijo...

Si pues lo deja a medias.... U_U

Como lo ke no termino de hacer en el baño esa noche xD!

Cys dijo...

Ajá! Me mentiste, sí eras de esos que usan urinarios (y ya vez lo que les pasa a los que usan urinarios)

Juanito el caminante dijo...

Y que pachó?

Tan tarán tan tarán...

aloony* dijo...

no se pro sto m dio la imprsion q s una istoria porno d esas q dicn

"y salimos al mar y m dsprndio violntmnt d mis prndas, qdandom n paños mnors... y vinieron los ninjas"

hell yeah

xD

Frankie dijo...

MaiaVane: jaja bueno AHORA es aburrida, antes no tanto xD

tasteless: y yo las apoyo a las dos tbn x)

Seko: se quedaron intrigados?

Lara: noo, claro que ahí no queda.

chOc: jaaaaa.. xD

Adriana: ya llegó!

dmoOn: es que creo que es una fija que llores pues, no?

Fiore: es que es lo que le gusta a la gente ps xD

Eldo: jaja no pues esa rubia estaba como se quiere =P

Ninfa Cafeinómana: es para darle suspenso pues.. x)

Cys: nooo!! iba a poner una posdata para explicarlo pero me olvidé. Es que el baño era muy grande y era de noche y estaba solito, así que me dio un poquito de miedo ps :$

Juanito: tan-tan!

aloony*: jajaja los ninjas!! xDD