viernes, 27 de abril de 2007

Ventana al [nuevo] mundo

Iris, fue mi compañera de colegio en cuarto de primaria [cuando tenía sólo ocho años] y también, mi primer amor. Pero ojo, amor así de que estuve recontra templadazo de ella, no amor de que hubo algo entre nosotros [para eso me faltaba muchos años más todavía] La cosa es que Iris me pareció la niña más bonita que había visto hasta ese momento en mi vida. No recuerdo de que parte de la selva era [sé que era de la selva: su mamá y ella hablaban como charapas] pero tenía el rostro de un ángel ['qué feeling El Frankie']

Y para mí, sí lo era. Parecía sacada de un comercial de leche Gloria: toda blanquita, ojos claros, rubia. La verdad, no sé si el resto del salón lo había notado, pero para mí fue mi musa de la infancia. Y a pesar que solo estudió un año conmigo, pues algo logramos relacionarnos, ya que ambos éramos de los más aplicados de la clase ['ÉRAMOS'] y por eso hacíamos tareas juntos, actuaciones, exámenes, etc. Aunque ella siempre me ganaba, me agradaba estar a su lado y creo que a ella también. El problema con Iris fue que con ella descubrí que las mujeres no tienen solo una cara bonita; es decir, que existen 'otras cosas' más abajo del cuello.

Y quizás muchos dirán: 'pero que precoz, que enfermo El Frankie para andar fijándose en 'otras cosas' a los ocho años' pero bueno, si no era en ese entonces, sería dentro de muy poco después. La cosa es que un día estábamos 'decorando' el salón para la primavera con colgantes y cuadros nuevos de anatomía [en realidad era un póster largo de un esqueleto en un fondo negro] y mi querido profesor Campos [grande mi profe, que en la Gloria del Señor esté] se nos acercó, con el cartel éste, al grupo de cuatro que hacíamos cadenetas [¿CADENETAS?] para preguntarnos quién podía colgarlo en la pared de enfrente. Como siempre, yo me quedé pensando en todas las formas en que podría verme afectado de hacer tal cosa [una caída, no llegar hasta arriba, hacer el ridículo, que haya un temblor, etc] cuando Iris, siempre lista para toda acción, evento o actividad, se levantó al instante de su carpeta que estaba al lado mío y al grito de 'Yo lo pongo!!' corriera a alcanzar el esqueleto y jalar una carpeta hasta la pared. Lo que sucedió a continuación, cambió para siempre mi forma de ver el mundo.

No era viernes, así que todos llevábamos uniforme, aka. las chicas llevaban: FALDA. Así que, ver a Iris trepándose en la carpeta, fue el momento del año para mí y mi pequeño mundo. Una vez arriba, el bamboleo de su falda ayudaba bastante a mantener ese momento Kodak. Mientras tanto el salón había desaparecido para mí. Todos [supongo] seguían haciendo lo suyo, nadie se percataba de aquella visión [MI VISIÓN]: era la primera vez que notaba que las piernas de Iris eran más bonitas que su rostro [¡qué cruel!] En un momento Iris volteó y me miró sonriéndome ['ya fui' fue lo primero que pensé, 'mi cadeneta, donde está mi cadeneta..'] pero solo me preguntó si el cartel [¿cartel? ¿cuál cartel?] estaba bien colocado. 'Sí, sí, algo..' Cuando bajó y vino a sentarse a mi lado aún no podía creer lo que había visto: Iris, aparte de carita angelical y todo eso, tenía PIERNAS. Ese día perdí lo que quedaba de mi inocencia infantil [antes ya había perdido otra poca, pero este es un blog PG-13 así que ese problema será para otro tipo de blog]

Finalmente, como ya había dicho, Iris fue mi primer amor de colegial. Desde ese día, hacía todo lo posible por venir con ella de camino a mi casa [a ella la recogía su mamá o su abuela, así que me conoformaba con verla desde la otra vereda] hasta que empecé a venimre con mi hermano en movilidad, por lo que llegaba más temprano. Por ello, todas las tardes, apenas entraba a mi casa, me quedaba mirando por la ventana de mi sala, esperando que pase por la casa de enfrente. Solo que un día, dejó de pasar. No sé porqué, [quizás empezó a venir en movilidad o tomaría otra ruta] pero igual, yo seguía todos los días, esperándola en mi ventana.. como un GANSAZO. Al año siguiente se cambió de colegio; a a pesar que vivía a unas cuadras de mi casa, no la volví a ver más y tampoco supe de ella.. hasta el día de hoy.. que sigo sin saber.

9 comentarios:

MaTT dijo...

El concepto de este blog es tan increíblemente extraordinario, que me sorprendo de no haberlo hecho.

Felicitaciones y gracias por agregarme.

MaTT

Blair dijo...

Vaya, no sé como llegué a este blog, pero me he quedado enganchada con tus posts n_n muuuy muuy buenos.
Pasaré por aqui más seguido ;)

besos

El Frankie dijo...

Matt: hey gracias. Yo también me sorprendo de no haberlo hecho antes..

Blair: qué bueno que andando perdida te hayas encontrado con mis problemas; vuelve cuando quieras.

la homiguita lucida dijo...

ves que te flechan las gringas!
jajajaja

Luis Iparraguirre dijo...

Así q las piernas eran más bonitas q ella misma. ahhh, bueno broder, casi siempre es así (q cruel, no?) Un abrazo, está muy simpático tu blog, eso de poner algunas palabras en caps es una buena idea, creo q me copiaré cuando actualice el diseño de mi blog. Un abrazo!

Kris dijo...

Mmm.. que raro, pense que ya habia pasado por aqui antes, pero no es asi xD recién me entero que estoy agregado en los enlaces :O hey frankie, no te pases! osea que cuando salga la miniserie "Chacalón: la resurección" le vas a poner ese titulo a tu blog? jojojo!

Nos leemos ;)

El Frankie dijo...

Hormiguita: jaja, vaya, creo que me has hecho notar algo de lo que nunca me había dado cuenta.

Luis: sí pues, qué cruel, aunque en ese momento no me pareció tanto.. jeje

Kris: y agárrate que muy pronto viene 'El Frankie: la lucha por un sueño'

Dragón del 96 dijo...

Jajaja... tb tuve una Iris en mi vida, pero la cosa fue distinta.

Extrañamente desde cuarto de primaria, nos volvemos a encontrar cada 7 años. Y adivina que... ya nos encontramos este año.

Extraño.

Slaudos.

El Frankie dijo...

Dragón: suerte la tuya que aún la ves.. tons, ahora no la ves hasta el 2014??